Experiencias con recursos en el museo: Maletas didácticas. Patricia Torres Aguilar Ugarte

Las maletas didácticas son un recurso educativo de interpretación muy atractivo para para llevar a las escuelas u otros sitios culturales y acercarse al conocimiento de una manera diferente. Pueden viajar a sitios que no tienen un contacto tan accesible o cercano con el museo. Los materiales que integran la maleta tienen el objetivo de acercar a los futuros visitantes-alumnos y maestros a un tema concreto, por ejemplo: el trabajo del museo, una cultura en particular o una época que se quiere destacar. La interacción con los materiales que la integran pueden detonar el interés por conocer lo que el museo presenta en sus salas de exhibición.

Su contenido y la metodología empleada puede abrir en los participantes la percepción y emociones, y el mediador (profesor o educador del museo) puede activar el interés por determinadas obras u objetos, como detonadores de saberes previos objetivos y subjetivos. Posibilita en el caso del arte la construcción de sentido estético y de vida cotidiana, viéndolo como medio y detonador de saberes y experiencias estéticas que estimulan la empatía emocional y las habilidades de pensamiento como la imaginación y la creatividad.

Las maletas con recursos didácticos generan nuevos puntos de referencia y otras formas de aproximarse al conocimiento. La trayectoria histórica de este recurso tiene gran aliento en el ámbito educativo formal y en el caso de los museos Pedro Lavado Paradinas profesor del Master de museos: educación y comunicación de la Universidad de Zaragoza en España. Pedro Lavado cuenta con un abanico de ejemplos y reflexiones sobre este formato didáctico y otros realizados en el ámbito español:

  1. La maleta didáctica MEC-1 (Museo en casa) del año 1985, que ofrece una alternativa de visita al Museo de Alfarería de Agost en Alicante, detona a través de videos, fotos y objetos el proceso de trabajo de la alfarería.
  2. El texto sobre la valoración pedagógica de las maletas didácticas, editado en 1992, aborda las becas de investigación didáctica para centros escolares de la comunidad de Madrid que promueve El Corte Inglés, en donde lavado hace una referencia a los primeros kits o maletas elaborados en los años 70 del siglo XX por el Centro Sueco de Exposiciones Itinerantes.

Cada uno de ellos toma como eje el trabajo educativo extramuros:

  • Obras u objetos simbólicos de sus colecciones.
  • Publico meta: escolar o comunitario.
  • Contenidos a destacar a partir de las obras seleccionadas.
  • Estrategia a trabajar con cada obra y recursos planteados como detonadores.
  • Aplicación de las mismas al interior del museo y como material externo con las escuelas e infancias.
  • Evaluación de la aplicación e itinerancia.

Los recursos didácticos que conforman la maleta pueden ser elaborados ex profeso con materiales diseñados y producidos desde cero, así como integrar otros objetos cotidianos del entorno escolar, museístico o personal que se transforman en recursos didácticos para destacar un aspecto particular del contenido con el que se trabaja.

Aquí menciono sólo algunos ejemplos de dichos materiales didácticos que pueden integrarse a la maleta:

1. Las reproducciones de pinturas u objetos. Imprimir en formato cambas da una sensación de realidad de la obra y posibilita aplicar estrategias de indagación. Este ejercicio de semiótica de segundo grado permite al grupo interactuar (observar, tocar, contrastar el material) para apreciar temas sensibles o elementos del arte como: color, textura, composición, líneas, formas, etcétera. El dialogo es necesario a partir de dichas observaciones y el intercambio de opiniones que pueden tener los participantes con respecto al objeto. Es un recurso que se puede manipular y transportar fácilmente.

Las Inteligencias, intrapersonal e interpersonal funcionan bien a través de este recurso, ya que nos contacta desde la indagación para saber qué sentimos, cómo y qué piensan los demás. Con este recurso la interacción con la obra a partir de la búsqueda de una buena parte de sensaciones, emociones e ideas que potenciarán la comunicación con nosotros mismos y los otros, al decir lo que pensamos, sabemos o escuchamos durante la búsqueda conjunta.

Photo by tom balabaud on Pexels.com

2 . La fotografías ayudan a acercarnos a esta fuente iconográfica para descubrir una de época, personaje o momento histórico (analógicas o digitales). Este recurso pueden ayudar a contrastar con las obras, objetos, documentos y folletos que complementan la maleta. A través de ello, los niños y jóvenes también se pueden acercar a la exploración del procesos creativos de toma fotográfica en la representación de momentos íntimos, cotidianos, históricos que activan la reflexión sobre el patrimonio como fuente documental.

La inteligencia matemática ayuda a los procesos de construcción de contenidos y con este formato visual que puede medirse, contabilizarse y analizarse desde sus elementos compositivos y técnicos. Generar preguntas, razonar con otros sobre lo que observan en las imágenes, permite analizar el tema del que se habla, ver su congruencia, lógica y secuencia expositiva. Este proceso permite solucionar problemas que se planteen a partir de la maleta y les permitirá  procesar la  información de una manera activa y participativa.

Photo by Suzy Hazelwood on Pexels.com

3. Reproducciones de documentos. A partir de este recurso los niños y jóvenes podrán analizar: mapas, revisar reprografías (copias) de documentos oficiales, personales (cartas, tarjetas de visita, etc). Este recurso didáctico es una fuente de información de primera mano y permite a todos contactar con diversas formas de expresión escrita, estructura informativa y valores. Su análisis permite ver formas de pensamiento, ideas, momentos históricos y experiencias personales, así como la trascendencia que tienen en el presente.

Algunos de los objetivos pueden integrar:

  • Proporcionar un recurso que ayude a profundizar sobre fuentes documentales complementarias.
  • Permitir la indagación, reflexión sobre obras u objetos en contextos diferentes al del museo.
  • Servir de inspiración para buscar y realizar sus propias reproducciones de documentos.

Sus características integran:

  • Tipo de material o recurso: didáctico y museográfico.
  • Formato: como cédula física y digitales, en el museo y en casa.
  • Estrategias de enseñanza: para detonar la indagación.
  • Lenguaje: visual, kinestésico, linguistico, matemático.
  • Contenidos: literarios, dramáticos, plásticos, históricos y noticiosos.
  • Procedimientos: La lectura de documentos y las pautas para investigar sobre esos archivos.
  • Valores: el de la obra como documento y el documento como obra.

4. Libros, cuentos, artículos, folletos. La literatura cuenta con muchos ejemplos que abordan temas vinculados con el patrimonio cultural tangible o intangible. Son una excelente alternativa para los niños y jóvenes para relacionarse con la historia, arqueología, arte o la ciencia de forma diferente. A través de la lectura de textos narrativos o la poeticos se establecen lazos no solo intelectuales o de información, sino afectivos que propician el desarrollo de la imaginación. La maleta puede contener diferentes tipos de libros sobre un tema: cuentos, novelas, informativos, libros para jugar, etcétera, según las edades o el nivel de interés de los niños o jóvenes para realizar lecturas parciales o totales de los mismos.

La inteligencia lingüística es un eje importante que se potencia con este recurso, en donde la narrativa y lectura de textos amplía el nivel de profundización del contacto con el patrimonio de una época, cultura, personaje histórico o artista. Es el lenguaje oral y escrito el que permitirá la ruta a seguir, el intercambio entre los miembros y el contraste de información durante la búsqueda de otros recursos.

Photo by Negative Space on Pexels.com

5. Las películas o videos. Existe un buen número de videos físicos y digitales que abordan temas de ficción o reportajes sobre sitios patrimoniales, investigaciones, científicos, artistas, etcétera. A través de este recurso se puede revisar y reflexionar juntos, hacer debates recreaciones visuales y auditivas del contexto histórico, la tecnología de una época, la ideología imperante en un momento particular, las normas éticas y los problemas a los que se han enfrentado otros seres humanos en tiempos pasados y repensar sobre las repercusiones de dichas prácticas en otras sociedades y la nuestra..

Sus objetivos pueden incluir:

  • Detonar una actividad de visita, taller, curso, etcétera.
  • Brindar opciones dinámicas, interactivas que se pueden consultar en el museo o virtualmente desde dispositivos móviles.
  • Se puede abordar cualquier tema y construir.

La inteligencia espacial puede potenciarse con este recurso para hacer consciente los espacios y volúmenes en la arquitectura (edificios, ciudades, interiores), espacios naturales, ambientes comunes, etc. Los niños y jóvenes puedan crear estos recursos e integrarlos a la maleta didáctica al utilizar los celulares para hacer pequeñas grabaciones contemporáneas, inspiradas en sus observaciones, así se acciona el vínculo entre persona y espacio. Durante el proceso pueden dimensionar otros espacios que tienen en relación con el museo, la cultura, lo educativo, incluso con los posibles espacios virtuales en donde las obras puede estar.

https://www.youtube.com/user/EducaThyssen

6. Fichas didácticas. Carpeta de Actividades. Material que incluye preguntas, pistas y ejercicios para poner en acción determinadas habilidades, revisar los contenidos y recursos para destacar su potencial educativo . Están dirigidas a profesores, padres, gestores culturales. Vinculan metodológicamente a otros recursos didácticos contenidos en la maleta, así como aquellos que se pueden encontrar en sala, escuela o casa.

El cuadernillo con las fichas integra una propuesta inicial de actividades para trabajar con cada uno de los materiales, como un estimulo inicial que no es cerrado, ni fijo.

  • Los profesores, mediadores o padres puede complementar dicha información con algunas otras propuestas de materiales o dinámicas de trabajo.
  • Puede contener material bibliográfico que ayude a abordar otros contenidos o a profundizar en los propuestos y preparar otra actividad.
  • Este dosier tiene la intención de proponer pautas para iniciar dinámicas de trabajo con los niños y jóvenes, pero es flexible para adaptarse al contexto propio en donde se apliquen.

Sus objetivos pueden considerar:

  • Integrar actividades de introducción, motivación, experimentación, observación.
  • Detonar a partir de los contenidos las diversas inteligencias (quinestésica, verbal, musical, intrapersonal, etc).
  • Propiciar el trabajo en equipo.
  • Detonar habilidades de pensamiento como la observación e imaginación.

7. Infografías. Es la representación visual de ideas, conceptos o contenidos de información y datos que quieren explicarse de manera puntual y clara.  Incluye una colección de imágenes, gráficos y texto simple (minimalista) que refuerza las ideas. No hay una forma definida de estructurar una infografía, pero su revisión posibilita el intercambio de ideas sobre el tema en cuestión y sobre otros aspectos que pueden integrar o crear una nueva.

Sus objetivos pueden considerar:

  • Ubicar la información y la secuencia metodológica de una forma puntual y clara.
  • Brindar una herramienta de trabajo autogestivo y un rápido resumen sobre un tema a trabajar.
  • Diseñar una alternativa de comunicación visual para personas con discapacidad mental.
  • Utilizar en etapa de reinterpretación de otros recursos contenidos en la maleta.

8. Las sonorizaciones. Son un recurso excelente para brindar alternativas de acercamiento al acervo a partir de la interacción con otros sentidos, como el auditivo y detonar la imaginación y la creatividad. Suma alternativas para integrar audiodescripciones sobre las reproducciones de cuadros, fotografías o videos que apoyen la experiencia de personas con discapacidad visual. Se pueden integrar a sala o en espacios interactivos.

Sus objetivos pueden plantear:

  • Brindar una opción de imaginar la obra desde los sonidos y narraciones verbales para personas con discapacidad visual o normovisuales.
  • Integrar audiodescripciones que representen los elementos principales del objeto.
  • Que los visitantes puedan crear sus propias sonorizaciones de obras y las integren a la maleta.

Este recurso potencia la inteligencia musical, naturalista, interpersonal e intrapersonal, aunque son menos frecuentes u observables en las visitas o actividades dentro del museo, el lenguaje musical es un vínculo sensible con el museo que quedará en su aprendizaje a más largo plazo. Afortunadamente el integrar estos recursos en la maleta propicia que las personas se vinculen de manera natural con el ritmo, sonidos y el movimiento. Potenciar el ritmo, los tonos, las melodías de un objeto, crear una canción con lo que se asocia determinada obra u objeto es necesario, mas ahora con todos los recursos digitales a los que se tiene acceso.

9. Caja de Texturas. Puede ser un formato pequeño, mediano o grande en función del lugar al que llegará. Los objetos o detonadores (detalles) de texturas se pueden ir integrando a partir del vínculo con la mediación que se haga con las reproducciones, narraciones, etc. El tacto es uno de los sentidos que naturalmente no es posible detonarlo durante la visita al museo. Este recurso posibilita el integrar elementos que están en el cuadro o vitrina para detonar y profundizar la experiencia. Las personas con discapacidad visual encuentran en este recurso una posibilidad de reconocer elementos que les ayudan a estructurar su vínculo con el patrimonio y la construcción de su propio conocimiento. Una versión de esta caja puede ser la creación de cuadros texturizados que dimensionándotelas la posibilidad del tacto para conocer la obra.

La inteligencia corporal kinestésica, potencia el movimiento y el aprendizaje a partir de la acción. Es una capacidad para usar todo el cuerpo en la expresión de ideas, sentimientos a partir del entorno. Posibilita el usar dichas texturas para transformar los elementos con las manos de manera coordinada, con destreza, equilibrio, flexibilidad, fuerza y velocidad. 

Con las maletas didácticas y sus diversos recursos, los educadores, profesores y padres de familia pueden adecuar los contenidos que quieren abordar y aquellas actividades para niños y jóvenes de diferentes niveles. Generalmente estas maletas se solicitan al museo y por medio de una programación se puede acceder a la maleta y sus materiales. 

Las posibilidades de aprender

Capitalizar  las amplias posibilidades que nos da esta estrategia, al reconocer que la experiencia de aprendizaje no solo implica el razonamiento lógico, la recopilación de datos y los contenidos, abre un campo de posibilidades y experiencias que se pueden generar en el contexto formal e informal de la experiencia educativa y su vínculo con la realidad circundante a nivel cultural.

En el contexto del museo y frente a las amplias posibilidades que nos da el contacto con el patrimonio que resguardan estos espacios, se plantean nuevas estrategias de aprendizaje, en donde  las Inteligencias múltiples pueden potenciarse. Cada una de estas acciones se transforman en verbos, mismos que posibilitan la definición de objetivos que permiten definir con claridad lo que queremos que suceda en las actividades y las experiencias dentro del museo.

Propuestas como las visitas participativas extramuros pueden tener un esquema personalizado y diverso, a partir del cual los visitantes pueden conocer otras opciones de mirar el museo en un proceso personal y colectivo común. El desarrollo de la visita extramuros integraría un guión a partir  de preguntas que detonen opiniones sobre la exposición, sus contenidos, la presentación didáctica para una experiencia: intelectual, emocional y sensorial.

Es importante revisar algunos proyectos de este tipo que se han desarrollado en diversos museos, en donde estas maletas didácticas viajan fuera de sus espacios museísticos. Integré nueve ejemplos que generan alternativas de contenidos expandidos a espacios escolares, comunitarios y culturales:

1.Museo del Oro de la República, Colombia. Maleta didáctica.

2. Museo Thyssen Bornemiza, Madrid. Big Valija Viajera. España.

3. Aguiar Medina, Lizeth YuranyTriviño Bravo, Claudia Patricia. Proyecto de Investigación: Maleta Didáctica: Armandillo Juguetes, un concepto para integrar el juego y la práctica artística en procesos formativos de primera infancia.

4. Artequin de Viña del Mar. Argentina. Maleta didactica

5. Coordinación del Área de Educación Museo del Universidad de Antioquia, Colombia.MALETAS VIAJERAS, el Museo Universitario-MUUA

6. Museo Nacional de Arte. Ciudad de México. Museo expandido. Maleta didáctica MUNAL.

7. Museo Violeta Parra, Chile. La Maleta de Violeta.

8 . Museo del Caracol Ciudad de México. Maleta didáctica. Piratas, Corsarios, Bucaneros y Filibusteros. México.

9. Museo Nacional de Machado dc Castro (Coimbra, Portugal)

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.