Un Museo social y humano en tiempos de cambio. Patricia Torres Aguilar Ugarte.

En los tiempos actuales y observando los acontecimientos mundiales, en donde las instituciones se encuentran frente a nuevos desafíos de su forma de concebirse, funcionar, interactuar con sus visitantes en tiempos de incertidumbre. La posibilidad de replantearnos, reformular y transformar nuestras formas de ver al museo, nuestras colecciones y la relación con las y entre personas nos invita al cambio, a reajustar aquello que creíamos seguro, estable y permanente.

El museo como una institución de gran tradición cultural que se concibe como ««una Institución permanente, sin fines lucrativos, al servicio de la sociedad que adquiere, conserva, comunica y presenta con fines de estudio, educación y deleite testimonios materiales del hombre y su medio»; encontrando un punto sustancial en el patrimonio cultural tangible o intangible. Hoy por hoy la permanencia de estas instituciones nos pide revisión, reflexión y nuevas concepciones, en donde nuestros acervos cobren vida desde un acercamiento más social y humano.

Pero, ¿qué implica esto? para mí, bajar del pedestal al patrimonio cultural para vincularnos con él desde el reconocimiento del otro, ya que detrás de cada objeto o elemento está la creación de otro ser humano que pensó, sintió, expreso su ser más profundo en beneficio de otros. El patrimonio cultural de los museos, tanto el tangible nos humaniza, nos necesita colocar no solo en el asombro de la destreza de las ideas, los espacios, las obras artísticas o la maravilla de los objetos pertenecientes a una persona. Pasemos del fetiche, la concentración del valor del objeto por si mismo, a verlo como un espejo de nuestra propia humanidad y de la visión de nuestra sociedad desde los ojos y acciones de otras personas, sin definición de géneros o cualquier otro tipo de categorizaciones.

Acerquemonos al patrimonio desde nuestra parte más sensible, en donde nuestro espíritu no juega, no contabiliza, no categoriza, reconozcamos nuestro pensamiento convergente, aquel que necesita respuestas, datos precisos, CERTEZAS. Vayamos cada vez más, demos valor a la interpretación, a lo creativo, a la diferencia, ala intuición, a integrar aquello que falta, a aquello que otros no han visto, para lograr o acercarnos más a una experiencia más totalizadora. Ver, pensar, experimentar, actuar al museo desde este segundo planteamiento implica activar nuestro pensamiento complejo y divergente; descubrir que actuar desde un acercamiento más social y humano, implicaría reconocer que hay diversidad de públicos-personas, que puede haber diversas formas de acercarse o relacionarse con el patrimonio y la diferencia nos enriquece. Simplemente es volver a aquello que hemos olvidado, la investigación tiene un alto proceso de búsqueda, no hay certezas, o por lo menos son temporales, por ello, se buscan nuevas rutas de conocimiento que posibilitan avanzar en ese campo.

Así nosotros hay estamos de frente a la incertidumbre, a lo nuevo, al cambio, a las nuevas visiones de nuestro entorno y sociedad y eso tendrá que hacerse en nuestros museos. Cada uno como miembro, como individuo, como humano que forma parte de una sociedad, reconozcamos nuestra participación social y capacidad de cambio desde nuestra visión antropológica, que nos humaniza y nos permitirá participar cuando sea posible en la transformación de nuestros museos y espacios culturales en ámbitos, activos, participativos y transformadores del mundo en el que queremos vivir.

¿Por dónde empezamos?

Patricia Torres Aguilar Ugarte

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.