Arte y prácticas con enfoque de género. Patricia Torres Aguilar Ugarte.

Photo by Greta Hoffman on Pexels.com

“Pensar en la creación como un acto que nos implica en el cuerpo, en la cognición, en la emoción, en nuestra individualidad siempre atravesada por los otros y el mundo”.

Marian Fernández Cao.

El feminismo se configura como un movimiento transformador de las relaciones humanas. La perspectiva de género trata de desentrañar el porqué de la desigualdad entre varones y mujeres, por ello, los enfoques de género destacan que los individuos de una sociedad son vistos y ejercen cotidianamente practicas culturales previamente asignadas en dos grandes roles: masculino o femenino. La educación también refuerza dichos enfoques binarios que en ocasiones desequilibran las relaciones y se proyectan en otras formas en las que las personas interactúan en sociedad. Dichas posturas se manifiestan en los museos, cuyo funcionamiento institucional ha sido patriarcal, jerárquico y desigual entre hombres y mujeres.

La misión, visión y operación de los museos esta muy vinculada a la interacción entre sus colecciones sus contenidos y los visitantes, encontramos así esas visiones tradicionales y binarias desde la presentación expositiva de artistas hombres o mujeres en las colecciones; los enfoques expositivos eurocentristas o la implementación de baños solo sobre enfoque binario: para hombres y mujeres. «Que sepamos todas las culturas han marcado la distinción entre aquello que consideran propio de los hombres y aquello que consideran propio de las mujeres». [1]

En la publicación: Las mujeres en el sistema del arte en España se enfatiza que «La perspectiva de género en los museos, repara un silencio». En el ámbito de los museos de arte, las obras y sus contenidos se plantean como contenedores de memoria que pueden detonar procesos de diálogo e intercambio de experiencias entre visitantes diversos para reconocer sus visiones y saberes. Sin embargo, desde estos enfoques es necesario que el arte y sus expresiones estéticas ( plásticas, escultóricas, etc) también muestren otras memorias, ausencias y acercamientos diversos para nuevas lecturas sobre si mismos; John Dewey decía que si el arte no habla de la vida, no tenia sentido.

La educación en el museo puede entonces potenciar, propiciar, detonar, crear espacios colaborativos de interacción entre equipos de trabajo. Generar actividades, proyectos y programas con los visitantes, para activar un cambio de paradigma, «formas opresivas y represivas del Estado burgués y patriarcal, de sus instituciones de reproducción de la cultura capitalista, androcéntrica, colonizadora».[2]. Paradigma tradicional, decimonónico a otro social, participativo y crítico y una transformación de las prácticas educativas sexistas y reconocer juntos aquellas etiquetas, estereotipos, discursos hegemónicos, enfoques patriarcales, eurocentristas que el museo tiene y comenzar a deconstruir el saber que tienen sobre el patrimonio y sus sociedades.

La Museología y Pedagogía crítica plantean posturas más reflexivas sobre las relaciones entre el museo, sus colecciones y los visitantes, desde el acercamiento a su lenguaje visual a lo largo del tiempo, así como el rol de los públicos en la construcción del conocimiento para integrar un pensamiento crítico. Establecer espacios en donde se lleven a cabo estas reflexiones (visitas mediadas, talleres, laboratorios, cursos, recursos didácticos en sala o espacios lúdicos) que contrasten visiones, enfoques o acercamientos.

Las Pedagogías Queer adecuadas al contexto del museo, nos plantean un enfoque transformador, cuestionador y nos invitan a integrar el conflicto como una estrategia de exploración y conocimiento. Explorar el lugar que ocupan las personas en las estructuras de poder, no solo entre hombres y mujeres, también ¿cómo se enseña?, ¿a quién?, ¿qué se enseña? y uno de sus objetivos sería hacer reflexionar sobre lo diferente, lo que no se dice, los que no están en el discurso expositivo.

Photo by Ddou Dou on Pexels.com

“Desde la cultura participativa se aboga por compartir el contenido diverso, personalizado y cambiante coproducido con el público en lugar de proporcionar el mismo contenido a todo el mundo, cambiando así las historias “sobre” algo a “para” alguien”.

García Fernández, Isabel.

En el museo se empiezan a cuestionar desde hace varias décadas (desde el pensar y el sentir) las relaciones de poder para repensar las practicas educativas, estéticas, curatoriales y experienciales antes, durante y después de una visita. Capitalizar las posibilidades que nos brinda en el museo para el acercamiento al arte, desde estrategias didácticas experienciales que se llevan a cabo con personas con discapacidad (visual, motriz, intelectual o verbal), los colectivos LGTBIQ+, así como los grupos marginados o colectivos como los niños de la calle, entre otros.

Plantearnos nuevas perspectivas sobre las formas de construir el patrimonio artístico, en donde la obra es el medio para detonar dichos procesos en comunidad, así el vínculo museo y sociedad. Se abre y refuerza el diálogo y la escucha constante para trascender las barreras que existen: «pensar nuestras perspectivas políticas; entre ellas: la crítica a la dominación capitalista y patriarcal; el sistemático cuestionamiento a la cultura androcéntrica (centrada en la masculinidad, el varón); la reflexión que apunta a la deconstrucción de las categorías duales, binarias; la búsqueda de horizontalidad y de autonomía; la valoración del diálogo en la práctica política; la radicalidad en la denuncia de los ordenamientos que pretenden disciplinar el campo de quienes resisten la dominación». [3]

Marian Fernández Cao, investigadora de la Universidad Complutense de Madrid, ha desarrollado investigaciones importantes sobre el enfoque de género en los museos, el que los museos y sus equipos profesionales se replanteen el discurso museográfico que tienen, las directrices, fundamentos y filosofía que guía sus acciones antes, durante y después de cada proceso expositivo. Los enfoques de género en el caso de exposiciones y sus obras nos plantean la reflexión sobre los contextos históricos (pasado y presente) y cómo no «necesariamente la “otra historia” es la historia verdadera. Más bien existe un abanico de historias contrahegemónicas constitutivas de nuestra memoria social». [4]

Desde la educación en el museo es necesario contar con herramientas que estructuren procesos de trabajo con los visitantes, para ello es importante contar con una o varias metodologías que sirvan de base para transitar desde estas nuevas formas o enfoques participativos. Marian Fernández nos propone que «Hay que dotar al alumnado de una educación artística con instrumentos críticos para enfrentarse a los códigos visuales que le afectan (desde el cine, la publicidad y los medios) y poder deconstruirlos para que niños y niñas, jóvenes y adultos puedan crear otros centrados en un contexto de libertad, de no violencia, de crecimiento sostenible, de valorar al otro, de no exclusión, de romper con la idea del artista masculino y dominador, etc». [5]

Cada vez se hacen más acciones y continuadas en los museos para posicionar estos enfoques, para que se integren en los diversos departamentos. Los expertos en estos temas, nos. puntualizan que la Inclusión social con enfoque de género es todavía una acción que se suma a la multiplicidad de proyectos que se tienen a lo largo del año en los museos, pero que todavía no forman parte de la filosofía o del ADN de los mismos.

Aquí se plantean solo algunas activaciones, a manera de ejercicios que se pueden integrar al museo, para que sirvan de sensibilización con diversos públicos que nos muestren sus saberes previos y las experiencias vinculadas con determinados conceptos de género.

I. Elaborar juntos un mapa mental a partir de palabras clave +Ideas+preguntas.

  1. Formar equipos de 3 a 5 integrantes.
  2. Repartir a cada uno un juego de palabras clave (que se enumeran en blues abajo) y con cada una se plantearán estas preguntas: ¿Qué significan para ti estas palabras? Trabajo colaborativo en grupos definidos (visita participativa, taller, laboratorio). 
  3. Definir lo que significa cada palabra desde sus saberes y cómo se relaciona con ustedes (o no) y su experiencia.  
  4. Hacer una estructura o mapa mental y agreguen 2 preguntas (abiertas) que se generen a partir de lo hablado. 
  5. Compartir con los otros equipos sus puntos de vista.

Los aspectos a revisar se enfocan en la revisión de lo femenino: históricamente, sus narrativas, la memoria histórica, prácticas culturales, fuentes documentales. vinculados con: Prejuicios sexistas, clasistas, geográficos, culturales y su representación simbólica.

También podemos encontrar visiones estereotipadas relacionados con lo femenino y su representación simbólica:

  • Color rosa para las niñas, la mujer es débil, frágil, menos capaz.
  • Su función básica es la crianza de los hijos, cuidado de la casa, satisfacción sexual del hombre, su representación simbólica.
  • La mujer no estudia, no vota, no toma decisiones familiares y su representación simbólica socialmente.
  • Su rol familiar, social, económico se define por el sexo biológico: hay roles que desempeña lo femenino.

II. Posteriormente se puede abordar la sensibilización sobre el arte durante los recorridos en sala en visitas mediadas y reflexiones conjuntas sobre: modelos o paradigmas que han funcionado durante mucho tiempo en la creación artística y social, los temas representados, las prácticas culturales y representaciones simbólicas en el arte relacionadas con:

Auguste Renoir
  • El artista moderno era: varón, eurocéntrico, de clase favorecida.
  • Las representación simbólica en el arte de hombres y mujeres.
  • El museo y su carácter social e histórico como espacio de alta cultura.
  • Las  relaciones de poder en las estructuras Institucionales de los museos y el mercado del arte.
  • La creación vista como vínculo de dominio y poder simbólico del hombre como creativo.
  • Los roles que el museo maneja, las identidades y los valores.
  • El arte, artista y genio especial VS Incapacidad del resto de personas no creadores.
  • La no visibilización de las mujeres artistas VS hombres artistas.
  • La representación simbólica del arte.

III. La indagación sobre la obra de arte nos da una herramienta interesante para reflexionar sobre lo que se ve y sobre la propia vida, es posible formular preguntas como: ¿Qué narrativas encuentras sobre prejuicios sexistas en este cuadro?, ¿cómo podemos ver ésto desde la tolerancia a la diferencia?, ¿qué narrativas encuentras sobre prejuicios culturales en este cuadro?, ¿qué relación tiene esto desde las perspectivas de género?

Diego Velazquez, el triunfo de Baco. MNP

¿Cuántos hombres aparecen?, ¿cuántas mujeres? ,¿en qué actitudes aparecen los personajes masculinos? y en cuáles los femeninos?, ¿qué narrativas encuentras sobre lo femenino en este cuadro?, ¿dónde están las múltiples miradas?,  ¿qué narrativas encuentras sobre estereotipos en este cuadro?, ¿cómo podemos ver  ésto desde la tolerancia a la diferencia?

Francisco Goya. la maja desnuda. MNP

Dentro de este proceso de transformación sobre el enfoque de género y el feminismo en las prácticas museales, se establecen agendas que revisan: La exclusión, desigualdad, así como la posibilidad de igualdad social de las personas, los derechos de la mujer, una educación igualitaria y por supuesto un cambio de sistema.

IV. La sensibilización en el museo permite integrar preguntas para observar más detalladamente la obra o la experiencia en el museo, profundizar por sus capas y reflexionar en colectivo sobre : ¿Qué es el arte?, ¿de qué nos sirve?, ¿hay un arte femenino y otro masculino? , ¿cómo sería un arte igualitario?, ¿qué implicaría para ti ver el arte como una transformación personal?, ¿quién está representado en el arte y quién no está?, ¿como dan voz (o no) los museos a esa mitad, muchas veces silenciada de la historia, que son las mujeres? ( Moreno Conde, Margarita. 2012) para acercarnos a deconstruir el concepto de arte como elitista y cambiar la visión jerárquica.

V. Se pueden diseñar materiales de mediación o autogestivos en sala o digitales con acceso por códigos QR, que tengan varios niveles o acercamientos para revisar determinadas obras en solitario, con amigos o incluso en familia:

a. Frase detonadora vinculada con una obra del museo: El currículo de los niños comprendía la escritura, aritmética… El currículo de las niñas era: rezar y coser…

b. Integramos una cita reflexiva: “El profesor no es dueño de una verdad, hay que generar una comunidad de aprendizaje, respetar las diferencias, valorar las singularidades y experiencias y contar con espacios seguros”. Catalina Montenegro

c. Podemos detonar preguntas: ¿Por qué todavía hay carreras o áreas de conocimiento vinculadas a un género determinado?, ¿Cómo transformar estas prácticas desde el aula y el museo?

d. Indagar sobre la obra a partir de un objeto que se encuentra en la obra ( libro) y que lleve a quién observa a reflexionar sobre el conocimiento existente en ese momento. ¿Qué importancia tiene este objeto para el personaje principal?

e. Propiciar espacios de diálogo entre personas durante la visita o posteriormente sobre:

  • La toma de conciencia sobre quiénes acceden al conocimiento actualmente.
  • Descolonizar el conocimiento y los saberes de mujeres y hombres sobre el museo.
  • Reconocer la acción de las mujeres en campos considerados para hombres.

f. Activar la experiencia al: Crea una fórmula para que el museo actúe en clave de género.

Estos son solamente unos apuntes sobre este tema, falta mucho camino por recorrer y acciones continuas, deliberadas y sistemáticas en los museos, mas allá de fechas concretas para calar en los ciudadanos de una sociedad y transformar los paradigmas y practicas, pero creo que vamos por buen camino. Caminemos juntos para un museo más inclusivo y con enfoque de género.

El papel de los museos en la sociedad actual: discurso institucional o museo participativo.

Departamento de pintura y restauración. Facultad de Bellas Artes, Universidad Complutense de Madrid.

Referencias

Freire, Paulo. Pedagogía del Oprimido. Biblioteca Siglo XXI Editores. 2015.

Fernández Cao, Marian. MUSACCES. http://www.musacces.es/

Hacia una Pedagogía feminista plantea desde la perspectiva, una publicación editada en Buenos Aires en el año 2007, que integra el trabajo del Área de géneros y educación popular de Pañuelos en Rebeldía.

Mujeres en las artes Visuales, MAV. España. https://mav.org.es/

Pérez Villalobos, M.a Concepción y Nuria Romo Avilés. Igualdad y género. Conceptos básicos para su aplicación en el ámbito de la…

Pañuelos en Rebeldía. Hacia una pedagogía feminista. Géneros y educación popular. Colección Cuadernos de Educación Popular. Editorial el colectivo América Libre. Buenos Aires, 2007.

Subirats Martori, Marina. Coeducación, apuesta por la libertad (Recursos educativos) (Spanish Edition) . Ediciones Octaedro. Edición de Kindle.

Notas al pie

[1] Subirats Martori, Marina. Coeducación, apuesta por la libertad (Recursos educativos) (Spanish Edition) . Ediciones Octaedro. Edición de Kindle.

[2] Pañuelos en Rebeldía. Hacia una pedagogía feminista. Géneros y educación popular. Colección Cuadernos de Educación Popular. Editorial el colectivo América Libre. Buenos Aires, 2007.

[2] Idem

[3]Idem

[4]Idem

[5] Fernández Cao Marian. Apuntes para una educación artística desde la igualdad.https://www.m-arteyculturavisual.com/2012/10/15/mujeres-en-el-sistema-del-arte/

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.