La importancia de hacer CONTACTO con el Arte. Patricia Torres Aguilar Ugarte

El presente como punto de contacto entre la cosa y su imagen.

Juan Benet

Hacer contacto nos plantea varias acepciones, la posibilidad de unión de dos o más cosas que se juntan entre sí; la relación entre personas a través del cuerpo y el tacto al saludarse o interactuar en alguna actividad; las relaciones entre empresas, grupos de trabajo o clientes; el hecho de establecer contacto “visual”, aspectos metaforicos, sutiles, subjetivos. Incluso utilizamos expresiones como “estamos en contacto” cuando nos despedimos de alguien y establecer relación (contacto) entre personas, sitios o actividades, a través de la virtualidad.

En el museo la experiencia de visita se centra también en el contacto que las personas establecen con los contenidos curatoriales y de investigación sobre el patrimonio cultural material que resguardan estos espacios. Sin embargo, regularmente esta interacción con las obras suele pasar muy rápido y por cuestiones de conservación el contacto no es físico; la imposibilidad de tocar plantea puntos de encuentro más bien conceptuales (con la información sobre los objetos) y a través de la mediación de un educador. 

El mediador establece intencionadamente la experiencia de contacto cuando da la bienvenida, el intercambio visual, las primeras palabras que intercambia con los visitantes sobre la historia del edificio y las obras que forman parte del recorrido permanente o temporal expuesto. Si hay una buena experiencia de contacto intelectual entre quiénes interactúan, el cambio conceptual surge, sea fugaz (la visita de una hora) o a mediano plazo (en algún curso o taller).  Los educadores en los últimos años se plantean establecer nuevas rutas de comunicación (contacto) con los diversos públicos y los acervos que se exponen, para detonar experiencias significativas a largo plazo durante las visitas al museo. 

Aquí se plantean algunas alternativas de interacción: 

El contacto con el cuerpo: todas las personas tienen un cuerpo que les permite interactuar con el mundo exterior. La conciencia del cuerpo se va conformando desde el nacimiento y es la exploración de los sentidos la que permite reconocer el entorno y las sensaciones que provoca en el propio cuerpo. Desafortunadamente la conciencia  del cuerpo no siempre está presente ya que el mundo exterior ofrece innumerables sensaciones y distractores; cuando alguno de los sentidos no opera de manera optima, plantea a la persona un contacto distinto con el entorno: se vuelve incluso más consiente de las características de los objetos que lo rodean, sus propias necesidades y potencialidades para hacer contacto con el mundo. 

En el ámbito del museo también interactuamos desde lo físico: el edificio que resguarda las colecciones o equipamientos, su monumentalidad, los espacios, las obras (pinturas y esculturas) y diversas personas que acuden simultáneamente. Regularmente los visitantes que visitan museos de arte van preparados para tener una experiencia intelectual y estética que regularmente está en el plano de las ideas y no del cuerpo y de sus percepciones. Lo mismo sucede con el propio cuerpo ya que la experiencia suele ser intelectual, es decir, pensar y reflexionar, en el mundo de las ideas, sobre su propio cuerpo y sin embargo si se le pregunta, cada persona es capaz de hacer contacto y percibir la propia corporeidad con los elementos que lo constituyen: aire en la respiración; fuego en la temperatura corporal; agua con la sed; tierra con los huesos, órganos y piel) en contraste con el entorno del museo y sus diferentes espacios expositivos.

Potenciar desde la mediación que los visitantes hagan un contacto físico-corporal para detonar el diálogo consiente entre el cuerpo de cada visitante y la corporeidad de las obras de arte: su forma, los elementos que la componen, el lugar que ocupan en el espacio expositivo y el intercambio de información sensorial que proporcionan a cada uno; Howard Gardner lo llama  inteligencia corporaldonde las personas pueden utilizar su cuerpo (kinestésico) para experimentar y aprender en el museo: con el movimiento físico por los espacios del museo, la interacción con recursos didácticos (reproducciones u otros objetos), el uso de herramientas y materiales, así como el intercambio con otras personas, como un medio para aprender. 

Para potenciar el contacto corporal en el museo, los educadores pueden ayudar a contactar con la inteligencia intrapersonal, destacar la posibilidad que tienen las personas de establecer contacto con su ser interior en la “capacidad de formarse un modelo ajustado, verídico de uno mismo y de ser capaz de usar este modelo para desenvolverse eficazmente en la vida”[1]. Aquí el vínculo con el museo tiene que ver con la memoria emocional, al hacer alusión al recuerdo personal de vida, sea grato o conflictivo; relaciones familiares, ancestrales o compartidas por una comunidad particular; además de reflexionar y contactar con aquellas sensaciones, de agrado, enojo, miedo, inseguridad, etcétera que puede provocar el arte en sus diversas manifestaciones. La experiencia de aprendizaje vinculada a las emociones propicia el contacto con el tiempo, la memoria y establece conexiones a más largo plazo sobre las obras y se integra en sus saberes presentes. 

Generar detonantes durante la visita para establecer contacto entre personas sobre estas vivencias corporales personales y colectivas que detona una obra frente a la que se encuentran, en donde el diálogo y escucha son fundamentales. Surge así la inteligencia interpersonal como la capacidad que tenemos todos de entender a otros. Es importante destacar que estas interacciones (contactos) con el arte desde lo corporal no son propias solo de las niñas y los niños, no es una perdida de tiempo o es un acto simple para pasar el tiempo; es fundamental potenciar para todos el contacto consigo mismos por medio de la experiencia estética, desde lo sensitivo y personal, para compartirlo y reflexionar juntos sobre sus similitudes y diferencias, para construir juntos una experiencia vivencial más profunda con el arte en todas sus manifestaciones.

Otra etapa de interacción que se puede desplegar, si se logran primero los vínculos anteriores, implica generar un contacto empático con la obra de arte: contactar con el patrimonio personal y familiar (material e inmaterial) a partir de la obra (lo estético con otras manifestaciones creativas y artísticas), los elementos u objetos del entorno intimo que coinciden con los personajes o búsquedas artísticas representadas en el cuadro o escultura. La empatía posibilita ponerse en el lugar personal de las y los artistas, sus contextos personales (de formación, económicos, sociales) para sumar la imaginación**, habilidad de pensamiento que permite establecer vínculos creativos con la obra (que luego retomaremos más adelante) en otros niveles. Se puede plantear al visitante frente a la obra: ¿Cómo se siente ser un cuadro o escultura? para compartir múltiples respuestas que muestren otras caras de la obra y de quienes la observan o contactan; también poder imaginar la historia de un objeto que porta el personaje principal de la obra y contactar con la historia de la obra artística que nos destaca su valor en el tiempo. 

Estos son solo algunas formas de contacto que pueden tener varios niveles de profundización a partir de cada grupo y momento; una misma obra establece diversos puntos de contacto en cada uno, lo fundamental como educadores es tener presente esta primera etapa, reconocer sus posibilidades de detonación de aprendizajes significativos y extender su presencia durante las visitas y para desplegar todas sus posibilidades. 

¿Cuántas posibilidades más tenemos de contactar con el arte?

* Narrador, ensayista y dramaturgo español 

** Percibir mentalmente una cosa que no se ha experimentado, poder jugar con las imágenes, buscar nuevas, es parte del proceso creativo.


[1] Gardner, Howard. Inteligencias múltiples. La teoría en la práctica. Paidós educación. Versión Kindle. Página.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.