Pedagogía en transformación. El poder de la educación en el museo II. Patricia Torres Aguilar Ugarte.

Photo by SHVETS production on Pexels.com

Todos estos procesos pedagógicos en transformación que los educadores de museos van desarrollando en la práctica y replanteando a nivel conceptual requieren procesos a mediano plazo, además que en el tiempo presente lo requiere de manera consistente.

6. Utilizar la experiencia de aprendizaje en clave de pregunta dentro de los procesos de trabajo en la planeación, desarrollo y evaluación de los proyectos. Surgen preguntas sobre:

  • ¿Cómo los museos pueden contribuir a reconstruir la experiencia comunitaria de los diversos grupos humanos?
  • ¿Qué espacios ganamos mientras estuvieron cerrados los museos? y ¿Cómo consolidarlos?
  • ¿Qué acciones podemos impulsar para la interacción social en nuestros espacios físicos?
  • ¿Cómo establecer otro tipo de transacciones con nuestras audiencias y colaboradores, desde un principio de reciprocidad?
  • ¿Cómo logramos una mayor complementariedad entre lo presencial y digital?
  • ¿Cómo respondieron nuestras audiencias con cada una de las actividades propuestas?
  • ¿Qué aprendizajes obtuvimos de esta experiencia?
Photo by Negative Space on Pexels.com

Otras reflexiones sobre el poder de la incertidumbre-acción; la adaptación-resiliencia y las nuevas prácticas educativas.

6. La fuerza de la educación en el museo se potencia acciones como: Capitalizar la memoria y los olvidos. Esta pandemia nos ha puesto en un punto de revisión de nuestra propia vida, de las acciones personales, profesionales, personales y colectivas que hemos hecho hasta un día antes del confinamiento; no solo añorar el pasado que ya no volverá, traer al presente el recuerdo que nos puede ayudar a construir nuevos caminos y reflexionar sobre aquellos aspectos que habíamos dejado de lado (que por las dinámicas vertiginosas de la vida en este siglo XXI no habíamos tomado en cuenta) para integrarlo, reconocer lo excluido en el museo: en cada área, los proyectos, las artistas, los visitantes, las obras olvidadas o nunca expuestas, visibilizar lo doloroso, las heridas, las incertidumbres.

Photo by George Milton on Pexels.com

7. Transformar a los museos en espacios más activos, participativos, e inclusivos, «no se ha visto o no se le ha dado importancia al tema de la participación social como una variable sustancial que diferencia a unos museos de otros en sus objetivos y acciones al darle, a los que trabajan con ese paradigma, un matiz específico a su producción cultural y a las maneras de vincularse con la sociedad.” Conformar un espacio en donde nuestras acciones presenciales o virtuales enfaticen el cambio de paradigma desde la búsqueda del arte basada en los contenidos puros y duros a integrar formatos de interpretación del patrimonio que activen las emociones, los sentimientos, las vivencias personales y los afectos.

8. La unión hace la fuerza. Para tejer redes de colaboración, en donde las personas, los colectivos y las instituciones puedan contar con espacios de contención, que nos sostenga como personas, profesionales e instituciones en medio de la incertidumbre. Para ello, es necesario reunir esfuerzos y colaboraciones sobre la puesta en valor de quienes somos como instituciones culturales y lo que queremos como espacio museístico post pandemia, reconociendo que la vida es un cambio constante, es incierta, la naturaleza y la sociedad nos pide cambios más acelerados, acordes a los nuevos tiempos y solo nuestros objetivos claros se adaptan al contexto tal y como se presenta. Tejer redes es fundamental, tanto presenciales como virtuales se convierten en soporte y contenedor de acciones que se fortalecen, maduran y se proyectan a todos los ámbitos posibles de lo museístico. ¿Qué nuevas redes has tejido?

Recetas para una red de museos

  • Replantearse las formas de trabajo con colaboradores, colegas, visitantes. Repensar, rediseñar e imaginar los proyectos y colaboraciones que se pueden hacer desde el formato virtual-colaborativo de sus programas y actividades. Navega por la web para descubrir lo que se está haciendo en otros museos.
Photo by RF._.studio on Pexels.com
  • Hablar con colaboradores y colegas de museos en la misma ciudad, otros estados y países afines. Actualizar nuestra agenda y ampliarla con otros profesionales nuevos en redes sociales y por busqueda en YouTube o artículos a partir de temas afines a sus programas. Interesante por los demás y amplia tu red con expertos y visitantes que pueden aportar nuevas visiones al tema.
  • Comparte ideas, proyectos, actividades. Revela tus experiencias, gustos e intereses de trabajo colaborativo en proyectos. conferencias, cursos, talleres, Día Internacional del Museo o Encuentros y Jornadas para públicos interesados en temas educativos, de arte o museos. Crea espacios de diálogo, escucha y reflexión para la participación conjunta.
  • Empieza ya!!en un trabajo constante y acción. Pasen de las palabras a los hechos y generen el programa, proyecto o actividad y pongan manos a la obra: generen reuniones de trabajo, desarrollen el material o recurso didáctico que utilizarán, programen la grabación o actividad, así como la emisión, convoquen a los usuarios y evalúen su actividad. Hoy es posible estar en puntos distintos del planeta y colaborar.
Photo by cottonbro on Pexels.com
  • Apasionate amando tus ideas para fructificar en red. Aunque la virtualidad no suplirá nunca lo presencial y aparentemente nos limita la interacción sintiendola lejana y fría; la pasión por el trabajo y el museo traspasa las redes y une a las personas, los patrimonios, los objetos, los contenidos y estrategias educativas. Todos pueden percibir el esmero con que planeamos el proyecto, los materiales y el calor de la voz al compartir la experiencia con el patrimonio.
  • Consolida tu red, al sumar esfuerzos y patrimonios. Rotando el diálogos entre acervos u objetos de varios museos; reflexionando sobre el trabajo educativo, disciplinar y creativo que realizan. La virtualidad queda con una puerta abierta a sumar esfuerzos en beneficio de nuestros visitantes y ampliando las acciones del museo más allá de sus muros, a este otro espacio que posibilita nuevas experiencias, recursos y posibilidades. Cada colaborador nuevo puede sumar a dos más y multiplicar las posibilidades.

Transitar a la experiencia multi e interdisciplinaria del museo potencia los objetivos de la educación. En este tiempo se detonó la expresión artística de muchas personas, como catalizador y punto de anclaje para liberar tenciones, sentir compañía, distraerse de las noticias o sentir un bálsamo al espíritu que les permitió detonar el diálogo, la escucha y el contacto humano desde las emociones y sensaciones empáticas con otros (vecinos, ciudadanos, familia).que salió de las casas a los balcones, conjugando las coordenadas espacio-tiempo, en donde algunos compartieron su arte y sensibilidad (música y canto principalmente) aportado a otros.

Esto implica el tomar al arte y la experiencia estética como expansor del museo, siendo el arte un hilo conductor de la experiencia estética que eleva el espíritu en experiencias que van más allá de lo racional. Estas expresiones pueden entrar al museo e inundar las salas durante la visita, no solo como actividades paralelas, sino como estrategias didácticas que contacten a las personas con estas posibilidades que detonan su sensibilidad, percepción, manejo de emociones, sensaciones que detona el arte, tanto individual como colectivamente. ¿Qué relaciones te gustaría que hubiera entre las pinturas y otras disciplinas artísticas?

Photo by Kampus Production on Pexels.com

Generar experiencias basadas en la incertidumbre y en las emociones. La incertidumbre frente a la experiencia de arte, nos plantea acercarnos desde lo desconocido, dejando de lado los saberes previos para dejarnos sorprender, estar alertas, mas observadores, escuchar y tomar decisiones puntuales sobre lo que experimentamos; Las emociones están a flor de piel, reconocerlas frente a la obra nos permite sentir el arte vivo, presente y presto a tomarnos de la mano para transitar por el museo. «La reflexión sobre la exposición como espacio vivo, en el que suceden cosas y se produce conocimiento, y puesto que la educación no es algo que se ve, sino que es algo que se vive y se produce en la acción». No ¿Qué emociones nuevas te despierta una obra?

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.