Museos: Contenidos + Participativos para + Personas. (las ideas)

“Desde la cultura participativa se aboga por compartir el contenido diverso, personalizado y cambiante coproducido con el público en lugar de proporcionar el mismo contenido a todo el mundo, cambiando así las historias “sobre” algo a “para” alguien”.

García Fernández, Isabel.

El papel de los museos en la sociedad actual: discurso institucional o museo participativo. Departamento de pintura y restauración.
 Facultad de Bellas Artes, Universidad Complutense de Madrid.

El ámbito del museo y lo que en ellos puede suceder es un abanico de posibilidades que hay que capitalizar. El concepto de contenidos + participativos para + personas, hace un énfasis en los cambios conceptuales y pragmáticos que necesitan darse en los procesos de trabajo expositivo que son necesarios implementar de forma constante y metodológica en el caso de los museos mexicanos. Si bien, en nuestro país se han realizado proyectos educativos  desde hace ya varias décadas, integrando contenidos para públicos diferenciados en exposiciones, a través de cedularios (impresos, transportabas, códigos QR), publicaciones para maestros, familias, publico infantil o para publico con discapacidad visual.

Sin embargo, la misión y visión del museo necesita una revisión constante acorde a los nuevos tiempos, a los avances tecnológicos y principalmente a los cambios museológicos, pedagógicos, comunicativos y sociales, donde las personas son un elemento fundamental de ese cambio en las actividades, programas y políticas que pueden y deben tener los museos del siglo XXI, que exigen acciones diferentes para sus visitantes, donde todos estén presentes. Estas revisiones provocan la generación de más proyectos expositivos, educativos, comunicativos, de divulgación que estén presentes de manera integral en el conjunto del museo y no solo como una actividad puntual para grupos diferenciados.

La propuesta de que se sumen contenidos + participativos para + personas, integra  el diseño de exposiciones accesibles intelectualmente, no solo físicamente (que por supuesto son necesarias), sino inclusivas, en donde todos encuentren elementos de significado con los cuales contactar. Dodd y Sandell (1988: 14), describen una lista de ocho tipos de accesibilidad, a la que añaden una serie de cuestiones que los museos deben considerar para intentar alcanzar criterios de accesibilidad total y que podemos preguntarnos para nuestros propios espacios y prácticas:

  1. Acceso físico, “¿existen barreras arquitectónicas?”
  2. Acceso sensorial, “¿las exposiciones / acciones facilitan la participación de visitantes ciegos o sordos?”
  3. Acceso intelectual, “¿las exposiciones excluyen a los visitantes con poco conocimiento previo?” ; “¿las exposiciones son accesibles para las personas con trastornos de aprendizaje?”
  4. Acceso económico, “¿son las tarifas / precios de las entradas demasiado elevados para un público con menos recursos económicos?”
  5. Acceso emocional, “¿el museo acoge a los recién llegados?”; “¿están capacitados los que trabajan en el museo para lidiar con la diferencia y la discapacidad?”
  6. Acceso a la toma de decisiones, “¿el museo consulta a especialistas y visitantes potenciales al tomar decisiones?”
  7. Acceso a la información, “¿la información / mensaje publicitario llega a nuevos públicos de manera eficiente?”[2]
  8. Acceso cultural, “¿Son las colecciones / exposiciones relevantes y de interés para públicos específicos?”.

De estos tipos de accesibilidad, destaco aquellos que tienen que ver con la accesibilidad intelectual, a la información y a la cultural. Si bien,  estos aspectos tienen que ver con aspectos vinculados a las posibilidades educativas que tienen los museos; “la educación en el museo va más allá del área educativa” (2017, Hoff) y por supuesto, que para que esta propuesta pueda generar  la coordinación de las actividades conjuntas entre los diversos equipos de trabajo del museo (directivos, curadores, museógrafos, educadores, gestores, personal de vigilancia) necesita estar presente en el trabajo de planeación y desarrollo de una exposición y no solo en los aspectos operativos de las mismas. Sin embargo, todavía hay que trabajar más sobre los contenidos que queremos transmitir a los visitantes, las narraciones, temas, aspectos que se desprenden de la investigación formal de loa curaduría

Lo accesible de los contenidos para diversos públicos, para ello, es necesario que los educadores y el resto del personal del museo inicie un proceso de trabajo basado en políticas de accesibilidad e inclusión que permitan una transformación de las prácticas que se han venido desarrollando con y hacia los públicos. En su texto, Desarrollo de los programas de accesibilidad con personas con discapacidad intelectual en el Museo Reina Sofía. Hacia el diseño para todos y el empoderamiento de los colectivos, Santiago González d´Ambrosio, enfatiza la necesidad de  «eliminar las barreras actitudinales y a las carencias formativas por parte de muchos responsables y gestores».

Por ello, proponer alternativas de interacción en el diseño y desarrollo de contenidos para las exposiciones, sean permanentes o temporales, para abrir la puerta a este tipo de trabajo educativo que compete a todos. Trabajo colaborativo que posibilita el intercambio de saberes, experiencias, ideas y estrategias comunicativas, creativas, de aprendizaje y expositivas que sumen, que marquen una diferencia en las opciones de accesibilidad e inclusión para + personas, que acuden o pueden acudir al museo.

Mónica Hoff, hace mención al carácter pedagógico debería ser condición inherente a un proyecto curatorial  y por supuesto de la gama de contenidos que se pueden diseñar y dice: “si el arte es esencialmente un proceso pedagógico, entonces toda la curaduría es educativa”[3]. Desde perspectivas practicas basadas en lo pedagógico y sus modelos críticos, sociales, participativos, es que, considero necesario hacer un cambio conceptual en la ecuación y en la forma en cómo abordamos los contenidos, al desarrollar una exposición determinada.

En el caso de las exposiciones, el Ayuntamiento de Barcelona, en su publicación Exposiciones accesibles. Criterios para eliminar las barreras de la comunicación y facilitar el acceso a los contenidos, plantea un decálogo que integra los siguientes aspectos:

  1. Voluntad y compromiso de todos os agentes implicados.
  2. Designar un responsable de accesibilidad.
  3. Aplicar los principios de diseño universal.
  4. Conocer las pautas generales que mejoran la accesibilidad e inclusión.
  5. Conocer los recursos específicos de accesibilidad,
  6. Formar al personal de atención al publico.
  7. Garantizar que la web sea accesible.
  8. Comunicar y difundir los recursos de accesibilidad.
  9. Escuchar la opinión de los usuarios.
  10. Continuidad y mejora

A partir de un formato flexible, pero formal de construcción de contenidos, que integre una serie de elementos que sirvan de base para un museo participativo, inclusivo y social que además integre recursos dentro de sala, en talleres, foros, tiendas, extramuros o virtuales. A partir de políticas de accesibilidad e inclusión es que los museos ya han integrado en el diseño de sus proyectos, recursos accesibles: recursos táctiles, audiodescripciones, letra ampliada y braille, lengua de señas, subtitulaciones, transcripción de texto a audio, audioguias multimedia, visitas y actividades adaptadas, entre otras. Muchas de ellas requieren el diseño de contenidos + participativos para + personas, donde “la institución apoya experiencias multidireccionales sobre su contenido; además sirve de plataforma que conecta diferentes usuarios que actúan como creadores, distribuidores, consumidores, críticos y colaboradores. para ello, se debe adoptar un nuevo lenguaje y aplicar nuevas ideas y perspectivas, teniendo en cuenta que la participación no solo debe ser externa, sino también interna”[1].(Nina Simon, 2010).

Mover del lugar central el que los contenidos se centren en la información pura y dura, para sumar y dar un espacio de primer orden los aspectos físicos, emocionales, sociales y cognitivos de las personas que visitan el museo y que podrán establecer lazos de significado a partir de binomios:

Contenidos+Personas; Contenidos +Participación; Contenidos +Ideas; Contenidos +Emociones; Contenidos +Experiencias; Contenidos +Empatía; Contenidos +Memoria; Contenidos +Creatividad; Contenidos +Valores; Contenidos + Preguntas.

Iniciamos esta exploración con:

Contenidos + Ideas 

Las ideas nos permiten establecer una imagen mental (intangible) sobre algo que está en el mundo tangible, dan forma a los conceptos, a los contenidos que se pueden plantear de manera verbal o escrita en una exposición. Las ideas activan nuestras habilidades cognitivas como el razonamiento, la reflexión. Comunicar de la mejor manera las ideas, implica estructurar de una manera clara las mismas, para que el mensaje llegue a los lectores, potencie los conocimientos previos y la memoria icónica y la visual operativa.

Platón habló la llamada «Teoría de las Ideas» (Platónicas), en donde la estructura jerárquica de éstas se genera en lo intangible (dice que no necesitan ser pensadas para existir); son incorpóreas (sin cuerpo, ni ocupan espacio); son eternas e invariables; son universales e independientes del mundo de los fenómenos; solo podemos conocerlas a través del pensamiento y son fuente del conocimiento. Diferente a aquellas ideas que nos pueden venir a la mente a partir de la realidad, sino que las ideas son la verdadera realidad.

El mundo sensible, según las ideas Platónicas  es cambiante y diverso y para que haya un conocimiento es necesario que exista una cierta unidad y estabilidad (Bien, verdad, belleza, como algo absoluto). Sin embargo, en el mundo tangible, donde se genera la cultura, las ideas son diversas, particulares de cada persona a partir del razonamiento sobre el entorno, en donde se realiza una construcción de  conocimientos, ordenados, estructurados de una manera particular (que puede cambiar a partir de nuevas ideas); por lo que dichas ideas, contenidos, conocimientos, necesitan ser revisados, actualizados, contrastados, socializados, ampliados y transformados en nuevas rutas de conocimiento (como es el caso de los museos).

Lev Vigotsky afirma que “el lenguaje es la base del desarrollo cognitivo y que se construye a través de las interacciones sociales –no individuales– que los sujetos establecen con el entorno, por lo que la cultura determina su avance o estancamiento” (Torres, 2002); posibilitar la expresión de las ideas y su expresión en sus diversos formatos: escrito a partir de los contenidos en cedularios, publicaciones, visitas autogestivas; el  oral en visitas participativas, talleres, conversatorios, donde el dialogo sobre sus propias narrativas se evidencie, contrastar las ideas con los curadores, museógrafos, educadores en igualdad, dando voz a sus opiniones y propuestas reflexionadas, será posible poner en la mesa dichas ideas sobre un tema para ver su estructura, relaciones y reflexiones.

A partir del uso del método de Lectura fácil se podrá construir una ruta critica que posibilite en el museo, “hacer entornos psicológicamente comprensibles para todos, eliminando las barreras para la comprensión, el aprendizaje y la participación”[4]. Para ello, los contenidos necesitan considerar el diseño gráfico y los usos lingüísticos del contenido, para propiciar el dialogo y reflexión sobre los propios contextos  y experiencias previas entre personas, no desde la voz del especialista, sino a partir de las de cada uno de los visitantes, interactuando, contrastando, cuestionando, entrando en conflicto, así como también lo propone la pedagogía y la Museología Crítica.

Las nuevas  ideas sobre éstos espacios expositivos nos proponen que “los museos deben confrontar la controversia y hacerla explícita” (Navarro, 2007: 3) y aprender a transmitir los cuestionamientos e interrogantes. Por su parte, la Semiótica (como la lógica que nos permite interpretar el mundo), nos enfatiza que “no se trata el mensaje como una verdad a develar, sino como un tema que puede ser interpretado de diversas formas según el público que lo reciba”[5].

Así, las ideas y los significados que se pueden debelar de los objetos expuestos, permitirán utilizar las propuestas narrativas como una herramienta de interpretación que muestre, revele, confronte las estructuras, conceptos e ideas que forman parte de la memoria sociocultural compartida. John Dewey dijo que “El propósito de la educación es enseñar a los estudiantes cómo pensar, no qué pensar”, por ello, los contenidos necesitan ayudar a las personas (no solo a los escolares) a hacerse preguntas, anticipar consecuencias, buscar ejemplos y contraejemplos, formular hipótesis, inferir, traducir a varios lenguajes, no solo a consumir información y respuestas.

Todavía en algunos museos encontramos exposiciones, cuyas propuestas de contenidos que todavía tienen una presentación unidireccional de las ideas, con narrativas oficialesunidimensionales. Todavía hay una gran resistencia al interior del museo al cambio, hacia nuevas formas de abordar los contenidos; abrirse a ésta posibilidad les permitirá romper la estructura jerárquica del museo, dejará caer las resistencias a la participación conjunta en la construcción de contenidos +participativos para + personas, donde se integren grupos vulnerables, colectivos y personas con capacidades diferentes, entre otros. Este cambio disminuye la indiferencia hacia otros y la contemplación del museo como espacio sagrado que no es accesible, ni inclusivo, por espacios de autoreflexión, empatía, cooperación, solidaridad.

Aquí la revisión de una cédula temática y sus principales ideas [6]:

El Cuerpo místico y las tipologías decorativas del «alma nacional»

¿Cuántas y cuáles ideas nos plantea tan solo éste título?

«El ambicioso proyecto de Nuestros dioses, que nunca vio la luz, fue consecuencia de una búsqueda ontológica, la del «ser» mexicano. Los cuerpos y rostros lánguidos se ofrecen al espectador y soportan el peso de la tradición […] La esencia  de la existencia humana se representó con individuos reales y ya no mediante personajes anónimos».

Para diseñar de un texto a partir del método de  lectura fácil es importante considerar:

  • las ideas que se quieren destacar en el texto.
  • los tipos de letra: mayusculas, cursivas, o negritas; los nombres, títulos o frases cortas (* las destaque en el fragmento anterior en negritas)
  • la redacción
  • la sintaxis sencilla
  • la terminología
  • el lenguaje (uso de analogías)
  • la comprensión y claridad del mismo
  • Extensión de máximo 500 caracteres.
Cartel Munal

Este es un  proceso progresivo, continuo, deliberado en los equipos de trabajo, que posibilita que el «espectro de personas que potencialmente se podrían beneficiar de este tipo de accesibilidad es extensísimo, incluyendo personas con trastornos de atención, con enfermedades mentales, personas mayores, personas sordas, extranjeros, niños y jóvenes, personas con bajo nivel formativo o cultural, etcétera»[7].

Referencias

[1] García FernándezIsabel. El papel de los museos en la sociedad actual: discurso institucional o museo participativo. Departamento de Pintura y Restauración
Facultad de Bellas Artes, Universidad Complutense de Madrid. Complutum, 2015, Vol. 26 (2): 39-47. PDF.

[2]https://evemuseografia.com/2018/05/18/museo-modelo-inclusivo-y-accesible/

[3] Hoff, Mónica.(2011) Curaduría pedagógica, metodologías artísticas, formación y permanencia: el giro educativo de la Bienal del Mercosur. Errata, Revista de artes Visuales. No.4.

[4]García, Muñoz Oscar. (2012) Lectura fácil. Métodos de redacción y evaluación. Real Patronato sobre discapacidad, España. Pág 22.

[5]Nuñez, Angélica. (2006) El museo como espacio de Mediación.Universidad del Cauca, Colombia. PDF. Recuperado de http://www.scielo.org.co/pdf/unih/n63/n63a10.pdf.

[6] Un ejemplo de la Exposición: Saturnino Herrán y los modernistas. Museo Nacional de Arte. INBA. 2018.

[7] Her&mus 16 [volumen VII, número 1], octubre-noviembre 2015, pp. 83-99. consultado el 1 de octubre de 2019.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.